martes, 10 de julio de 2007

"Minipolémica" sobre el Guernica

Dos instituciones nacionalistas peleadas por un cuadro propiedad del Pueblo

P. Sánchez Al comienzo de esta polémica "mini" (no tiene ni rango de polémica, porque no hay nadie que se tome todo esto en serio) fue el Gobierno Vasco con el PNV al frente quien reclamó "de manera temporal" el cuadro de Picasso "Guernica" para que viniera a Euskadi, al Guggenheim, dónde si no, con motivo del aniversario del bombardeo de la Villa Foral. El Gobierno de España, con buen criterio, cedió bocetos y otros elementos relacionados con la obra del genial malagueño, para que se expusieran en Gernika con ese motivo. Pasadas las elecciones locales y ante el inesperado triunfo de EA en la Villa, que desaloja del poder al PNV, el nuevo alcalde se enfrenta al PNV reclamando la propiedad para el Ayuntamiento vizcaino. Hasta aquí la susodicha minipolémica. A partir de aquí, unas pequeñas reflexiones que espero sirvan para arrojar luz sobre el asunto y demostrar lo perjudiciales que pueden resultar los nacionalismos en general y los provincianos en concreto. Porque hay que ser muy "de pueblo" como diría un castizo, para reclamar para Gernika la propiedad de un cuadro que Picasso pintó, tomando como símbolo la agresión fascista a uno de los símbolos de libertad de Euskadi, pero, seguro, pensando en términos mucho más universales, de sufrimiento de la población civil en los conflictos bélicos. Del dolor que la violencia causa en los seres humanos. Además de su carácter universal, otro detalle no menos importante es que Picasso vendió simbólicamente (quizás por una peseta, no recuerdo los detalles) a la República Española, de la cual es heredero, en parte, el actual régimen de monarquía parlamentaria y, si esto generara dudas, en todo caso, el pueblo español en su conjunto. Lo que es evidente es que una obra de arte universal como el Guernica y todo lo que simboliza es internacionalista. De pertenecer a alguien, pertenece al Estado Español, y está donde debe, en un museo público, en una de las dos o tres pinacotecas más visitadas del mundo. Para que nadie, de ninguna nacionalidad, se olvide del horror de la guerra y de la violencia. No lo pintó Picasso para que acabara sus días en un museo privado con participación pública, como es el Guggenheim. Pintado en un ejercicio extremo de libertad, prácticamente donado al pueblo español, representado a través de su gobierno legítimo, la democracia republicana, refleja la agresión a todo un Pueblo: el fascismo sublebado contra todo un País democrático...¿o es que alguien sigue interesado en presentar la Guerra Civil como una agresión de España a Euskadi y no como lo que fue: una sublevación fascista contra la ilusionante democracia republicana? La primera de este tipo, que más tarde sufriría toda Europa (y África, Asia, etc). Y el Guernica también simboliza todo eso. Y el conflicto de Palestina, del Chad, de Irak, Camboya, Vietnam... Demasiados pueblos del mundo podrían reclamar la propiedad del enorme lienzo del republicano español.

No hay comentarios: