martes, 28 de agosto de 2007

18000 estadounidenses mueren al año por falta de atención médica IS Euskadi-ElPlural.com

Que el sueño norteamericano no es más que una fábula del más "neoconista" de los muchos expertos en marketing que frecuentan la Casa Blanca, es cada vez más evidente. Michael Moore, histriónico y folklorico lider de la izquierda mediática USA, ha vuelto a destapar una de sus verdades, incuestionables pero obscenas para el establishment de su país, en el film "Sicko"
Si antes fueron la venta de armas y el derecho indiscriminado a su posesión, que recoge la carta magna de EEUU, ahora le ha tocado el turno al sistema sanitario de la era Bush II. Un sistema que requiere que los ciudadanos de clase media hipotequen sus casas para poder pagar la operación de algún hijo, marido o madre; que la clase media-baja renuncie a una opinión médica o a un tratamiento porque no puede pagarsela; y un sistema que, por último, reserva solo para los más pobres de entre los pobres, un sistema público, el denominado "Medic Care", que consiste en una asistencia médica básica en hospitales atestados y con enormes colas, y que no incluye servicios que en Europa damos por descontados.
Hasta aquí una descripción bastante ajustada a la realidad de las diferencias entre un estado "liberal" y el sistema europeo de Estado de Bienestar, conquistado por la izquierda y puesto en cuestión por algunos sectores de la socialdemocracia de tercera vía y, desde luego, por los conservadores europeos, con el PP a la cabeza, que en vísperas electorales ya empieza a mencionar la reducción de impuestos como soniquete dirigido a los más pudientes y algún que otro despistado.
Menos estado es más desprotección, menos solidaridad, menos salud e igualdad de derechos. En definitiva, menos derechos humanos y más caridad. Más programas de telerrealidad pidiendo caridad para una niña de tres años que necesita un trasplante de riñon y menos unidades de pediatría con medios suficientes e inmejorables para quien llega al hospital en Mercedes o en transporte público.
Filosofía marxista si se quiere, pero fácil de entender: una sociedad construida financieramente con las aportaciones de todas las personas, en función de su nivel de ingresos; que atiende las demandas de todos, en función de sus necesidades.
Que Michael Moore resulte polémico y, en ocasiones ridículo, en la defensa de sus mensajes, no restan un ápice de importancia y veracidad a sus denuncias. De hecho, acertadamente, el autor de "Bowling for Columbine" "Farenheit 9/11", concluye que en EEUU la risa no es solo una buena medicina, sino la única.

No hay comentarios: