martes, 28 de agosto de 2007

España, España, España...desde la izquierda

Ignacio Muro Benayas. ElPaís.com
[Personal.- Ignacio Muro Benayas es economista, experto en el mundo de la comunicación y secretario general de ASINYCO, Asociación Información y Conocimiento, que agrupa a profesionales españoles del conocimiento con mentalidad progresista entre empresarios, funcionarios y altos directivos de grandes empresas. Ha publicado "Globalización de la Información y Agencias de Noticias. Entre el negocio y el interés general" (Editorial Paidós). Desempeñó durante 18 años diversas funciones directivas en la Agencia EFE, entre ellas la de gerente general. Colabora con "Safe-democracy Foundation"]
Decía el fundador de la Falange que España es una unidad de destino en lo universal. Exageraba. Pero no está mal como metáfora para orientar la navegación en las procelosas aguas de la globalización. En este tiempo de cambios, cada nación necesita una brújula para corregir rumbos con rapidez y un ancla para fortalecer sus identidades.
España fue pronto un Estado, pero sólo muy tarde alcanzó la suficiente integración para empezar a sentirse una nación. Culminó a finales del siglo XIX, al término de las guerras carlistas, cuando la burguesía industrial y comercial, precisamente vasca y catalana, apoyó la desaparición de los fueros y aranceles internos que impedían el desarrollo de "una nación, un mercado". Todavía hoy, uno de los más viejos Estados europeos duda en presentarse como una nación de naciones, mientras aumenta su peso en el mundo. Cuarenta años de franquismo y demonización de rojos y separatistas, tampoco resolvieron su unidad. Sólo la libertad ha reforzado los intereses comunes: los años de mayor descentralización del poder han resultado los más eficaces para reconstruir esa unidad de destino.

No hay comentarios: