jueves, 16 de agosto de 2007

Un agosto raro y las generales cerca Pedro Sánchez Redacción de IS-Euskadi

Después de tres semanas de descanso, por aquí estamos de nuevo la redacción de IS-Euskadi. Hay que decir, como refleja el título de esta entrada, que ha sido un agosto raro. La actualidad política no ha dado tregua y lo que otros agostos han sido serpientes de verano, este año deberemos concluir que han sido, algunas, noticias y actualidad de enjundia.
Desde luego, no es un tema menor el grave deterioro de los servicios públicos, que se hace más patente en lugares como Catalunya, pero que no dejan de ser una realidad en toda España. Una realidad que no está ajena a la cultura de lo "neoliberal". La carrera por la rebaja de impuestos y la consiguiente pérdida de calidad de los servicios públicos. Algo a lo que, en parte, intenta poner remedio el actual gobierno del Estado, lastrado por dos legislaturas ultraconservadoras.
Pero, sin duda, la estrella del ferragosto más cañí ha sido "lo de Navarra". La frustración de un Gobierno de progreso por el "que dirán". Sin entrar en más consideraciones por el momento, recordemos que desde IS se solicitó ante el Comité Federal, pasadas las elecciones, la celebración de pactos naturales, de progreso, que fueran motores impulsores de cambio en los distintos ayuntamientos, cabildos, diputaciones y autonomías. Es evidente que en Navarra se ha perdido una gran oportunidad. Con un interesantísimo acuerdo, plural y honesto, que aparcaba las cuestiones identitarias, que premiaba la evolución del nacionalismo en Navarra (de mayorías batasúnicas, el vasquismo navarro ha evolucionado con NaBai de una manera evidente) y que incluía a una IU que para nosotros/as querríamos en Euskadi.
Frente a esto el PP, que enarboló la bandera del nacionalismo español en Navarra, mintiendo, insultando, profiriendo calumnias sobre la venta de Navarra a ETA, y todo lo que sabemos, ha tensado la cuerda hasta hacer imposible un Gobierno de progreso en Navarra. La postura de la Ejecutiva, decidida, pero poco consecuente con otras realidades (Galicia, Catalunya, Illes Balears, etc) devuelve al valiente socialismo navarro al desierto donde lo enviaron hace ya años algunos malos políticos. En fin, ya veremos. Lo que queda claro es que los revanchistas esperan tras la esquina, con la navaja afilada, las generales de marzo, momento en el que habrá que volver a echar el resto y hacer un alarde de fiesta democrática. Como decía nuestro añorado Rubial, será el momento de "llenar las urnas hasta que rebosen de votos socialistas". Interesante curso el que se inicia. Feliz vuelta a todas/os.

No hay comentarios: