miércoles, 17 de octubre de 2007

El teorema nacional

Hay un triple teorema nacional que podría enunciarse así: España, Catalunya y Euskadi tienen un problema consigo mismas. La complicación del teorema reside en que cada una de las tres partes considera que su problema no es consigo misma, sino con alguna de las otras dos, de manera que España cree tener un problema con Catalunya y Euskadi, mientras que éstas creen tenerlo con España. La ventaja de ese modo de ver las cosas es que permite echar a otros culpas que en realidad son propias, o en todo caso no son de nadie. Los independentistas, sean a tiempo completo o a media pensión, de Catalunya y el País Vasco insisten en culpar a España de no darles la independencia, pero el escollo primero no está tanto en España como en la propia sociedad catalana o vasca, cuyo embarazoso pluralismo y mestizaje internos hacen imposible cualquier proyecto soberanista sin un pacto interno previo. Ese escollo decisivo sí lo comprende Imaz, pero no Ibarretxe: y de ahí la inutilidad de su visita de hoy a la Moncloa.
A su vez, los españolistas más febriles no quieren entender que España no es el país unánime y compacto que habían imaginado. Todo sería más fácil si lo fuera, pero no lo es. Rajoy no logra imaginar esa España múltiple y compleja Zapatero sí la imagina, pero no cuenta con los mimbres precisos para estabilizarla institucionalmente. Y en esas estamos. Y en esas seguiremos estando. El triple teorema de España, Cataluña y Euskadi consiste en eso, en un eterno empate.
Antonio Avendaño, en "Público".

No hay comentarios: