martes, 22 de julio de 2008

La victoria sobre el fascismo en Europa

El maravilloso día en que el Estado Español desarticuló el "comando Bizkaia" y el Gobierno Serbio al "carnicero" de los Balcanes
Hay días en que levantarse es un ejercicio de voluntarismo personal. Hay otros, sin embargo, en que solo escuchar los primeros rumores de voces de la radio nos dan más energía que el café nuestro de cada mañana.
Hoy es uno de esos días. Ha sido desarticulado el "comando" Bizkaia al completo ( a las horas de escribir esta entrada la cifra habla de unas 6 o 7 personas, entre las que se encuentra el jefe del "talde" terrorista más activo desde la ruptura de la tregua). Un grupo que ha matado (al guardia de Legutiano) y ha practicado la extorsión económica ("campaña" de "minibombas" el pasado fin de semana en la costa de Cantabria, nuestro pueblo hermano, que nos acoge durante todo el año y en especial en verano en sus infinitas playas y montañas). Un pueblo que, como otras partes de España vive del turismo y al que se ha pretendido dañar en nombre de la liberación de un país que solo busca una liberación, la de ETA y su yugo fascista de sangre y fuego. Lo estamos consiguiendo, aunque seguirán intentando llenarnos de dolor.
Pero el fascismo etarra no está solo en Europa, aunque cada vez más. Hoy ha caido uno más de sus "compañeros" de "ideología". Es ni más ni menos que Radoban Karadchic. Un psiquiatra metido a carnicero de carne humana en los Balcanes. El nuevo y, por fin democrático de verdad, Gobierno Serbio ha decidido acabar con la ignominia de acabar con el último culpable de la sangría en Bosnia. Otro dispuesto a liberar a su "nación" del supuesto yugo bosnio, con la inestimable ayuda del entonces Gobierno de Serbia.
Fascismo aquí y a dos horas de vuelo. La lección de allí aplicable aquí: con el fascismo se acaba y pagan en los tribunales. Las palabras de Rubalcaba el domingo serían proféticas si no fuera porque sus afirmaciones siempre están bien informadas. Ante las "minibombas" de ETA el domingo dijo que el camino más rápido para ingresar en la cárcel es ingresar en ETA. 48 horas después la realidad le ha dado la razón. Bien por el Estado. Bien por la democracia. Bien por la paz. Todos contra el fascismo. Venga de ETA o de un psiquiatra asesino.
Debo acabar, de hecho no puedo evitarlo aunque sea un recurso facilón, con el simil futbolístico del verano. Contra ETA. Contra los criminales de guerra: ¡PODEMOS!

No hay comentarios: